5 sencillas habilidades para conducir

Habilidades para conducir

Aquí te compartimos 5 sencillas habilidades para conducir que todo el mundo debería conocer para manejar mucho más seguro.

Conducir no es intrínsecamente fácil. Mira las noticias de la mañana y te garantizamos que verás no menos de cuatro accidentes de coche antes de que te hayas terminado el café. Afortunadamente, estas 5 habilidades fáciles de aprender te convertirán en el tipo de conductor que las compañías de seguros recompensan, y que otros conductores respetan. Además, todo el mundo debería saber cómo aparcar correctamente en paralelo… realmente no es tan difícil, gente.

5 habilidades para conducir

  1. Mantener el control cuando se revienta un neumático

Hay algunos pasos que debes seguir si se desinfla un neumático de forma repentina y violenta, pero esencialmente tu objetivo es mantener el coche apuntando en línea recta mientras frenas. Te recomendamos que para sentirte con más confianza arriba de tu auto revises los planes que tienen las diferentes compañías de seguros de autos que brindan planes especiales para cubrir las necesidades de cada conductor como las fallas mecánicas o técnicas que se presentan de improvisto.

Mujer pidiendo ayuda en carretera

  1. Recuperación de un deslizamiento

Si, en medio de un derrape, todo lo que ves es un amenazante guardarraíl, es casi seguro que vas a chocar contra él. Mantener la vista en la carretera, centrada en el lugar donde quieres estar y no en el objeto hacia el que te diriges, es primordial.

Gira el volante hacia donde están tus ojos y mantenlos ahí. No te preocupes por la distancia a la que tienes que girar el volante; gracias a la magia de la coordinación mano-ojo, si tus ojos están en el lugar correcto, dirigirás la dirección hacia el lugar correcto.

Siempre que no te pongas de lado por un uso excesivamente entusiasta del acelerador, lo que tienes que hacer es acelerar con cuidado, lo que obligará al coche a balancearse hacia las ruedas traseras y dará a los neumáticos la tracción adicional necesaria para recuperar el control. Cuando el coche comience a enderezarse, aplica suavemente los frenos y date una palmadita en la espalda.

  1. Ajusta tu punto de mira

Si piensas en tu cerebro como si fuera un ordenador, entenderás que necesita tiempo para procesar varias piezas de información. Si sólo miras al coche que tienes delante, no le estás dando a tu cerebro mucho tiempo para procesar posibles amenazas.

Mira todo lo que puedas hacia delante para tener el mayor tiempo posible para reaccionar. En una autopista con mucho tráfico, debes centrar tu mirada más allá de los primeros coches que te preceden. Mira entre carriles si puedes, y confía en que tu visión periférica te alertará si el coche de delante frena de golpe. Para eso la tienes.

Señal de seguridad

  1. Frenar con frenos antibloqueo

Es increíble que tanta gente no sepa qué hacer en caso de emergencia mientras conduce un coche con ABS… que son casi todos los coches modernos en la carretera. Mucha de la confusión proviene de que los padres que crecieron en una época anterior al antibloqueo les enseñaron a conducir, cuando cosas como modular el pedal, bombear los frenos y no poder dirigir el vehículo mientras se frena eran comunes. ¿Y ahora? Frenar en caso de emergencia implica un solo paso: pisar el pedal del freno lo más fuerte posible.

  1. Conducir bajo la lluvia

Cuando llueve poco, todo el aceite de los otros coches en la carretera hace que ésta esté muy resbaladiza. Las lluvias más intensas lo eliminan, pero entonces te enfrentas a un posible hidroplaneo si hay tanta agua que los neumáticos no entran en contacto con el pavimento. El secreto es mantener los ojos bien abiertos para detectar cualquier charco que sea potencialmente más profundo que el resto. Fíjate en las salpicaduras anormalmente grandes de los vehículos que te preceden, para que tengas tiempo de prepararte reduciendo la velocidad o desplazándote.

En definitiva, esperamos que estas cinco habilidades para conducir te sean de mucha ayuda en tu día a día.

También te puede interesar: Por qué no contratar la cobertura mínima